El Despertar de la Bestia

Iniciamos oficialmente la andadura de SnowStorm con la sana intención de comernos el mundo. Nuestro propósito es darnos a conocer en la vanguardia del Desarrollo y Diseño de Software Orientado a Producto, con un fuerte énfasis en el paradigma Reactivo, en el uso de Tecnologías punteras y en la aplicación de Metodologías Ágiles.

Somos un grupo de profesionales tecnológicos con muchos años de experiencia liderando, arquitecturando y desarrollando proyectos para grandes clientes en diversas empresas. Toda esta experiencia nos ha permitido conocer de primera mano las necesidades y los problemas a los que se enfrentan clientes de todo el mundo y la mejor manera de afrontarlos y solucionarlos.

Nuestros Principios

Creemos en la refundación del Software tal como lo conocemos, en la necesidad de cambiar paradigmas viejos y anquilosados basados en el inmovilismo, en el Vendor Lock-in, en la comodidad de una zona de confort de la que muchos profesionales se niegan a salir.

Vivimos una explosión global tecnológica que afecta a todas las empresas, procesos y personas a lo largo y ancho del mundo. El área del Software nunca ha sido tan vibrante, tan cambiante, tan omnipresente, ni ha tenido tantas posibilidades como tiene ahora. Los movimientos tecnológicos sufren una aceleración constante que se llevará por delante a quienes no sean capaces de adaptarse continuamente a los cambios y asumirlos.

Estar a la vanguardia tecnológica es, desde nuestro punto de vista, una necesidad, no una decisión, para aquellos profesionales y empresas que quieran sobrevivir a los años venideros. Y además es una pasión. Porque todo gira al final sobre la pasión. Si no te apasiona profundamente lo que haces, no estás haciendo lo que deberías. A nosotros nos apasiona el Software de manera tan profunda que le dedicamos la mejor versión de nosotros, constituye el tejido de nuestros sueños y se adentra en la base de nuestros proyectos vitales.

Los requisitos de las aplicaciones han cambiado drásticamente en los últimos años. Hemos pasado de aplicaciones monolíticas con un número limitado de usuarios e interfaces con alto tiempo de respuesta a aplicaciones distribuidas multi-plataforma con millones de usuarios, alta concurrencia y que necesitan un tiempo de respuesta de milisegundos.

En SnowStorm apostamos por la Reactividad tal como declara el Manifiesto Reactivo, es decir, creemos en los Sistemas Responsivos, Resilientes, Elásticos y Orientados a Comunicación Asíncrona, que fomentan la robustez, el bajo acoplamiento y la escalabilidad.

Creemos que si un dato cambia de cualquier manera, todas las interfaces de las aplicaciones que consuman esos datos deben reflejarlo instantáneamente. Y construimos todas nuestras aplicaciones con ese objetivo, porque creemos firmemente que el usuario moderno desea la interfaz más rápida, con mejor respuesta y que le proporcione la mejor experiencia.

Vivimos en la era de la Experiencia de Usuario, la cual debe influir todo el proceso de Diseño de Software. Porque no construimos aplicaciones para ingenieros, las construimos para usuarios que desean simplificar su vida con ellas.

Y en el corazón de todo está el Producto. Amamos los Productos de Software, los concebimos, los desarrollamos con pasión y los consumimos con fruición. Nada tiene sentido en lo que hacemos los ingenieros de software si no está orientado al Producto, a incrementar su valor constantemente en iteraciones y entregas cortas.

Creemos en la necesidad de incorporar al cliente de manera sustancial en el equipo que diseña y evoluciona su producto, en hacerle partícipe de todos los procesos y en ofrecerle vivir todo el ciclo de vida de su producto con la misma pasión que lo vivimos nosotros.

Nuestras Armas

En SnowStorm amamos JavaScript, es el lenguaje que más está explotando en la actualidad y no es por casualidad. Permite un prototipado mucho más rápido que en otros lenguajes y Ciclos de Desarrollo más cortos, lo cual es ideal para Metodologías Ágiles como el Desarrollo Lean. Y también es mucho más divertido para programar, lo cual es esencial si quieres ser feliz haciendo lo que te gusta.

En la parte Front-End apostamos por tecnologías a medida para cada proyecto, ya sea AngularJS, ReactJS (con Redux o como capa de vista de otros frameworks), MeteorJS, BackboneJS, EmberJS o AureliaJS, por poner algunos ejemplos de frameworks y librerías con las que hemos trabajado.

En la parte Back-End somos apasionados de NodeJS, hemos vivido su nacimiento y nos hemos formado en él desde su inicio. Creemos que el mundo y sus necesidades son asíncronas y nuestra forma de entender el Software encaja perfectamente con su entorno de ejecución dirigido por eventos y no bloqueante. Nos encantan los back-ends reactivos (que usan websockets para comunicar los cambios de datos a las capas cliente) como los de MeteorJS o Firebase.

En la parte móvil somos especialistas en Android, usamos tanto Java como Kotlin, y buenas prácticas de diseño como Clean Architecture.

Realizamos arquitecturas reactivas, flexibles y poco acopladas, que nos permiten cambiar de datasources cuando sea necesario. Apostamos por las bases de datos NoSQL y por las APIs REST (y empezamos a usar la especificación GraphQL), aunque trabajamos lógicamente con todo tipo de tecnologías previamente implantadas si el proyecto lo requiere.

Nuestra Empresa

Estamos naciendo. Somos jóvenes e impetuosos. Pero tenemos muy claro hacia dónde queremos ir y sabemos muy bien cuáles son los peligros a evitar.

Apostamos por la excelencia técnica, por la búsqueda constante de campos de mejora, por el ciclo de refactorización continua de todos los aspectos que nos atañen.

Queremos poner en valor como no se ha puesto antes la figura del Desarrollador. Para nosotros es la estrella y su talento debe ser cuidado y respetado al máximo.

Nos gusta la horizontalidad, cada miembro de SnowStorm tiene importancia y su propia voz. Preferimos los equipos multi-disciplinares con autonomía y responsabilidad compartida antes que las tradicionales estructuras piramidales, verticales y altamente jerarquizadas.

No creemos en cumplir horas ni en calentar sillas, sino en ser muy buenos (y aprender cada día más para ser mejores) para realizar nuestras aportaciones de valor lo más rápido posible y así poder tener tiempo para disfrutar de nuestras familias y nuestros amigos.

Y, por encima de todo, creemos en que todos y cada uno de los que participemos en esta empresa debemos ser felices y trabajar para serlo cada día más. Nada de lo que hacemos importará si no nos proporciona ilusión para levantarnos cada mañana y felicidad.